Speed Roommating: A Girl Walks Into a Bar…

By Carey Reed Zamarriego

Two smiling faces greet me and a handful of others as we file into the 2nd floor bar of Hell’s Kitchen Irish Pub, Gossip Bar. I listen to the SpeedRoommating instructions, as they’re being given to a woman in front of me.

Give your name (participants must book a space for free online, which helps organizers ensure a balanced number of room seekers and room renters). Take a sticker. White: I Have a Room. Pink: I Need a Room. Write your name, budget and appropriate neighborhood(s) in black marker. Slap it on your chest. Take a free drink ticket and begin mingling with folks to find a housemate.

“There’s no formal structure?” I ask when it’s my turn. I was under the impression the evening would be more like speed dating. Instead of love hopefuls, I’d be paired up with someone suiting my housing needs, have 10 minutes to chat and ding, I’d move to the next roommate candidate.

“No,” the friendly female replied. According to her, the UK company SpareRoom.com, which runs the night, ditched the formalities of previous events in favor of a more organic, freeform style. They launched these events, made popular across the pond, in NYC in January.

I nestled up to the bar, accidently stealing someone’s barstool. When the barstool theft victim returned, I apologized, and quickly noticed he had a white sticker. My eyes lit up. New home, I thought. But, alas, he was renting in Brooklyn (out of my desired area range). I chitchatted with the Brooklyn man anyway, enjoying my free glass of wine, as more people flowed in.

Unlike the name suggests too, there isn’t much velocity to SpeedRoommating (events run from 7-9pm). If anything, there were many lulls in the action, when folks commiserated in the corners, sat in the booths checking their smartphones or drowned their search sorrows in alcohol at the bar. One corner-cradling guy I met happened to be from Germany and was in New York for an internship and looking for short-term housing. He had plenty of Craigslist scam stories to share and wound up at SR in desperation, as he had to be out of a friend’s place within the week.

I tried my hardest to approach as many white stickered people as possible. But, it’s tricky. The outcome of my outgoingness: the possibility of sharing an apartment with a woman and her grownup son; another with a self-proclaimed cleanfreak unfond of a female roommate possibility, since women have a lot of hair and shed. He was also against overnight stays. Finally, I was denied a room in my neighborhood of choice, because I didn’t appear fancy enough for the renters, nor the luxury building in which they lived.

Another uncomfortable aspect of the evening: having to glare at people’s chest areas to see if they are a match. There is no tactful way to do that. I was pleasantly surprised that there were people ages 20-60 and that all the boroughs were healthily represented. Another organization, Work Live Play Brooklyn, hosts roommate mixers and speed roommating network nights for promising Brooklyners.

I left after an hour and a half. While it was nice to get a free drink, I was disappointed that the company that hosts the event doesn’t do more in terms of matchmaking. After all, people register online with their name and email address and whether or not they have or are looking for a room. Stickers could have been prepared in advance. Also, upon arrival, guests could be given a list of potential matches, which might aid in kicking off the conversation. Yes, mingling is great, but a bit of organized pairing up might have been nice, especially for more timid attendees. I was informed at the beginning that many room seekers don’t make matches, but end up hooking up together and searching for an apartment themselves post-SR.

In the end, as in dating, it’s all about chemistry. Either you’ll make a housemate connection, or not. At least you’ll get a free drink out of it.

Next Event: May 2nd, 7-9pm at Gossip Bar.
(SR eves happen every other Wednesday)

————————–

Subí al bar en la segunda planta del pub irlandés, Gossip Bar en Hell’s Kitchen detrás de unos cuatro personas más. Para recibirnos y darnos las instrucciones para SpeedRoommating había dos personas simpáticos. 

Das tu nombre (es necesario registrarse por Internet antes de participar en el evento asi los organizadores pueden asegurar que hay mas o menos numeros iguales de gente buscando habitaciones y gente alquilando habitaciones). Cojes uno de las pegatinas. Blanca: Tengo una habitación. Rosa: Necesito una habitación. Después, escribes con un rotulador negro tu nombre, presupuesto y el barrio o los barrios. Pones la pegatina en tu pecho. Cojes un ticket para una bebida gratuita y empiezas a charlar y conocer a la gente ahí. 

“Pero no hay un proceso formal o unos pasos que tenemos que tomar?” pregunté yo a la mujer cuando estaba rellenando mi pegatina rosa. Me daba la impresión de que el evento sería más o menos igual a multi-cita ‘speed dating.’ En vez de charlar con posibles enamorados, iba a sentarme con una persona quien tiene una habitación en alquiler, en la zona dónde quiero vivir, charlamos durante unos 10 minutos y después de una campanada cambiaré y hablaré con otra persona. 

“No,” dijo la mujer. Según ella, la empresa inglesa SpareRoom.com, que organiza el evento, dejo las formalidades de sus eventos pasados a favor a un proceso más libre. SpareRoom.com estrenó el evento en Manhattan durante enero después de tener mucho éxito en Inglaterra. 

Yo fui directamente al bar para pedir una copa y coji un taburete del bar, no sabía que ya había un chico quien estaba sentado ahí. Cuando regresó él, pedí disculpas. El llevaba una pegatina blanca. Inmediatamente me alegré pensando ya en cuando iba a mudarme a su piso. Tranquila, resulta que él estaba alquilando una habitación en Brooklyn, fuera de dónde estaba buscando yo casa. Al igual conversamos un poco mientras disfruté de mi copa de vino tinto y miré a la gente entrando al bar. 

Aunque el nombre del evento supone velocidad, no va muy de prisa (el evento dura desde el 7 de la tarde hasta el 9). Lo que es más hay muchos momentos cuando no pasa nada y la gente o están en los rincones contando historias horrorosas de experiencias con la página Craigslist, están mirando a sus móviles o están en el bar pidiendo alcohol para olvidarse de sus altibajos. Un chico que conocí en uno de los rincones tenía un montón de experiencias terribles con Craigslist. Aprendí de que él viene de Alemania y está en Nueva York haciendo prácticas. Sólo necesita una habitación durante unos meses y después de lo que pasó con Craigslist y de saber que tiene que marchar del piso de un amigo dentro de una semana, vinó a SpeedRoommating en la desesperación.  

Intenté conversar con mucha gente quienes llevaban pegatinas blancas. Pero fue bastante incomodo y difícil. Los resultados: la posibilidad de compartir piso con una mujer y su hijo que tiene 20 años; una habitación en un piso de un chico obsesionado con la limpieza quien piensa que las mujeres no son muy limpias porque tenemos muchos pelos y los dejamos por todas partes. También aviso de que no acepta que su compañero(a) de piso tiene visitas (familiares, amigos, lo que sea) de noche. Y lo más triste, pues una pareja quien tiene una habitación en el barrio Hell’s Kitchen, dónde me encantaría vivir, pues, no era yo bastante pija para ellos ni la finca lujosa dónde viven.

Otra cosa incomoda fue tener que mirar a los pechos de la gente para leer sus pegatinas. No hay una manera discreta de hacerlo. Una sorpresa buena del evento fue que había gente de todos los edades (20 a 60 años) y con pisos en todos los municipios de la ciudad de Nueva York. Hay otra organización, Work Live Play Brooklyn, que organiza eventos similares para gente buscando piso y los que tienen una en alquiler exclusivamente en el municipio de Brooklyn.

Salí después de pasar una hora y media ahí. Aunque me encantó recibir una copa gratuita, estaba un poco desilusionada con el evento. No entiendo porque la empresa que organiza el evento no hace más para crear enlaces. Cuando registras para asistir al evento tienes que dar tu nombre y si buscas una habitación o tienes una habitación, pues no entiendo porque las pegatinas no pueden ser creadas antés de que empieza el evento o porque no utilizan ellos esta info para ya juntar a gente. Y aunque está bien tener un evento libre, para la gente muy tímida, una combinación de tener la gente en parejas hechas por ellos y luego dejar la gente hablar de forma libre sería mejor. A principio del evento me contaron de que muchas veces la gente quienes buscan habitaciones no encuentran nada, pero se juntan a buscar piso ellos mismos después del evento.

Al final, la busqueda de un compañero de piso es muy similar a buscar una pareja. Cuenta mucho la química. Hay o no hay. Por lo menos recibes una copa gratuita en los eventos SpeedRoommating.

Próximo Evento: el 2 de mayo, 7-9pm en Gossip Bar.
(SpeedRoommating ocurre el miércoles por medio)

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s